¿Qué es y para qué sirve el CBG?

El Cannabigerol o CBG es un compuesto no psicoactivo muy similar al Cannabidiol (CBD), ambos forman parte del mismo grupo de cannabinoides y poseen cualidades antinflamatorias, regenerativas, antitumorales, anti-microbianos y más.

En los últimos años, docenas de estudios arrojaron grandes resultados acerca del uso del CBG y sus posibles aplicaciones médicas. 

Un estudio realizado en 2018 por la Universidad Complutense en Españarealizó una investigación acerca de los efectos del CBG en ratones, encontrando así que el uso del CBG en los mamíferos trae grandes beneficios. Uno de estos beneficios es su efectividad de ser un agente neuro protector, es decir, posee propiedades que ayudan a retrasar el deterioro cognitivo y cerebral, por lo que el estudio siguiere que el CBG ayuda a combatir enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica, ataxia, atrofia muscular espinal y el Alzheimer.

Otro estudio realizado en el 2020 por la Facultad de Medicina de Penn State sugiere que el CBG ayuda a tratar enfermedades gastrointestinales como el cáncer de colon o la colitis, esto porque el CBG incrementa el ritmo de recuperación del tejido en el colon y reduce la inflamación.

¿Cuales son los beneficios del CBG?

¿Qué es y para qué sirve el CBG?

A diferencia del CBG, el Cannabinol o CBN es menos común encontrarlo de manera natural en la planta de la cannabis, aún así se han realizado múltiples estudios que abren la posibilidad de usar el CBN como un potente sedante para personas que sufren de problemas de sueño, problemas musculares y mucho más.

Un estudio realizado en 2019 por la Universidad de British Columbia investigó los efectos del CBN en ratones y encontró que el uso del CBN es un eficaz analgésico contra el dolor muscular crónico y los dolores provocados por enfermedades como la fibromialgia.

¿Cuales son los beneficios del CBG?

Además, se ha encontrado que uno de los beneficios más importantes del CBN es que podría complementar y potencializar los efectos sedantes de otros cannabinoides como el CBD o CBG, por lo que es muy efectivo cuando se busca mejorar los síntomas y retrasar la aparición de enfermedades crónicas musculares como la artritis, la epilepsia, la esclerosis múltiple o problemas del sueño como el insomnio.

¿Porque utilizar el CBN, CBG y el CBD?

Los estudios sugieren que la combinación de los compuestos del derivados de la cannabis (CBG, CBN y CBD) complementan y potencializan los efectos anti-inflamatorios, ansiolíticos, anti-convulsivos y regnerativos, por lo que el uso de estos productos ayudan a prevenir y reducir el riesgo de contraer enfermedades de origen bacterino y neurodegenerativas.

Te recomendamos estos productos con CBN Y CBG

BLUE DREAM 500MG CBN Y 500MG CBD FULL 30ML

Fuentes:

Deiana, S. (2017). Potential medical uses of cannabigerol: a brief overview. Handbook of Cannabis and Related Pathologies, 958-967.

Maayah, Z. H., Takahara, S., Ferdaoussi, M., & Dyck, J. R. (2020). The anti-inflammatory and analgesic effects of formulated full-spectrum cannabis extract in the treatment of neuropathic pain associated with multiple sclerosis. Inflammation Research69(6), 549-558.

Maayah, Zaid H., et al. “The anti-inflammatory and analgesic effects of formulated full-spectrum cannabis extract in the treatment of neuropathic pain associated with multiple sclerosis.” Inflammation Research (2020): 1-10.

Nachnani, R., Raup-Konsavage, W. M., & Vrana, K. E. (2021). The Pharmacological Case for Cannabigerol. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics376(2), 204-212.

Rodríguez-Cueto, C., Santos-García, I., García-Toscano, L., Espejo-Porras, F., Bellido, M., Fernández-Ruiz, J., … & de Lago, E. (2018). Neuroprotective effects of the cannabigerol quinone derivative VCE-003.2 in SOD1G93A transgenic mice, an experimental model of amyotrophic lateral sclerosis. Biochemical pharmacology157, 217-226.

Wong, H., & Cairns, B. E. (2019). Cannabidiol, cannabinol and their combinations act as peripheral analgesics in a rat model of myofascial pain. Archives of oral biology, 104, 33-39.

Deja un comentario